Bolonia en 24 horas

Bolonia en un día

Bolonia es una de esas ciudades que merecen ser visitadas con calma, disfrutando de cada rincón. Pero si sólo dispones de un día para conocer Bolonia, aquí van unas pistas que te ayudarán a conocer la ciudad en 24 horas. Te decimos qué ver, qué hacer y dónde comer. Toma nota.

09:00 Desayuno en Gamberini

Para empezar nuestra jornada, lo mejor es echar mano de todo un clásico. Olvídate del bufé del hotel y ve a desayunar a la mítica Gamberini (Ugo Bassi, 21), la pastelería más antigua de la ciudad. Allí además de probar el auténtico café italiano, podrás hincarle al diente a sus maravillosos pasteles (ojo también a la repostería) para ir haciendo acopio de calorías para el resto del día, porque las vas a necesitar.

10:00 Un paseo por la plaza Mayor

El primer lugar que hay que visitar en Bolonia es su famosa Piazza Maggiore. Justo antes de acceder a la plaza nos toparemos con la Fontana del Nettuno, uno de los monumentos más famosos de Bolonia. Neptuno, tridente en mano, además de ser el custodio de la Piazza Maggiore ostenta el título de icono de la ciudad.

Por cierto, si lo miramos desde al ángulo adecuado descubriremos uno de los famosos siete secretos de Bolonia

La Plaza Mayor es el corazón de Bolonia. Allí, entre pórticos y palacios, se concentran muchos de los principales monumentos de la ciudad: la imponente Basílica de San Petronio, el Palazzo dei Notai, el histórico Palazzo d'Accursio o el Palazzo del Podestà...

11:00 El Archiginnasio

Además de ser uno de los palacios más impresionantes de la ciudad, el Archiginnasio fue en tiempos la principal sede de la Universidad de Bolonia, la más antigua de Europa. Nos da la bienvenida un pórtico que nos conduce a un precioso claustro, donde veremos restos de la antigua iglesia de Santa Maria dei Bulgari. En nuestra visita podremos ir descubriendo la colección heráldica de siete mil escudos de armas e incripciones talladas en piedra que adornan los muros del Archigginasio, como prueba del paso de los alumnos por la institución.

En la parte superior del edificio encontraremos las salas de estudio de los legisti (estudiantes de derecho) y los artisti (alumnos de otras materias). En ese mismo nivel superior podemos encontrar la principal atracción del edificio: el Teatro Anatómico, una sala en forma de anfiteatro donde aún puede verse la mesa de mármol donde los estudiantes de medicina diseccionaban los cuerpos para el estudio de su anatomía.

12:00 Día de mercado

Bolonia es famosa en toda Italia por su gastronomía, algo que podremos comprobar fácilmente en la zona conocida como Mercato di Mezzo justo al lado de Piazza Maggiore. Este laberinto de callejuelas, que data de la época Medieval, también es conocido como Quadrilatero, pues está delimitado por la calles Via degli Orefici, Portico del Pavaglione, Via Clavature e Via Castiglione.

Si Piazza Maggiore representaba el epicentro artístico y monumental de Bolonia, el Quadrilatero fue la despensa de la ciudad, su zona más popular. Allí se establecieron representantes de todos los gremios: orfebres, carniceros, pescadores, salaroli (trabajadores que salaban la carne), peleteros, barberos, panaderos...

Hoy en día, pese a haber pasado algún que otro siglo, en muchos de los comercios del Mercato di Mezzo parace no haber pasado el tiempo. Esta zona es ideal para conocer los productos locales y para visitar negocios como Tamburini (Via Caprarie, 1), donde podremos comprar algún souvenir gastronómico (que nadie se vaya de allí sin la famosísima mortadella de Bolonia).

13:00 Hora de comer

Seguramente de tanto ver pasta fresca, salumi y parmiggiano nos habrá entrado el hambre. Que no cunda el pánico: es bastante fácil comer bien en Bolonia.

Si no nos importa rascarnos el bolsillo, el restaurante I Carracci (Via dell'Indipendenza, 8), que está ubicado en el Grand Hotel Majestic, en pleno centro histórico, es uno de los mejores de Bolonia. Allí podremos probar alguno de los platos típicos boloñeses en una atmósfera casi aristocrática.

Si queremos algo más económico, no hay duda: Osteria dell Orsa (Via Mentana, 1), también en el centro de la ciudad, junto a la zona universitaria. Allí degustaremos recetas locales en un ambiente popular y con una relación calidad-precio excelente. Cómo no, este local pertenece a nuestra selección de restaurantes baratos en Bolonia.

15:00 Bolonia a vista de pájaro

Tras reponer fuerzas nos enfrentamos a uno de los momentos cumbre (por lo alto) del día: le Due Torri, o sea, las dos torres, auténticos iconos que marcan el skyline de Bolonia.

Siglos atrás las familias nobles de la ciudad competían para ver cuál levantaba la torre más alta de Bolonia; cuanto más poderosa fuera la torre, más importante era considerada la familia. Aunque llegó a haber más de cien, hoy en día se conservan apenas un puñado.

Asinelli y Garisenda son de largo las dos torres más famosas de la ciudad. Nadie debería marcharse sin subir los 498 escalones de la torre Asinelli para contemplar desde allí la mejor panorámica de Bolonia desde este mirador medieval; un mar de tejados con los colores del otoño. Eso sí, debes saber que la leyenda dice si subes durante tu época de estudiante, nunca te graduarás. Ahí queda eso.

16:30 De compras

Bolonia es una ciudad con unas tiendas fantásticas. Sería un pecado pasar por allí y no echar un vistazo a sus escaparates. Si queremos ver lo último del Made in Italy, deberemos acercarnos a la Piazza Cavour, que aparte de ser la zona con las viviendas más caras de la ciudad cuenta con los negocios más exclusivos.

Si nuestros gustos son más populares, debemos encaminarnos a la Via Indepenza, auténtica arteria comercial de Bolonia. Allí encontraremos negocios locales y toda una representación de marcas internacionales.

18:00 Santo Stefano, la plaza más bella

Nuestra jornada se va acabando, así que para el final hemos dejado la plaza con más encanto de Bolonia: Santo Stefano, que también forma parte del centro histórico. Este lugar debe su nombre a la Basilica di Santo Stefano, que preside la plaza. La plaza de Santo Stefano es, sin luagr a dudas, el lugar con más encanto de Bolonia. Se trata de un complejo de siete iglesias (de hecho se la conoce como le sette chiese), construidas en épocas diferentes y amalgamadas, que fue ideado por San Petronio, obispo de Bolonia.

Dante Alighieri era un asiduo a este lugar, donde encontraba la paz necesaria para reflexionar. Cuando cae la noche, los más jóvenes toman la plaza para conversar y beber bajo la atenta mirada de los Carabinieri.

19:00 El aperitivo

Para acabar nuestra jornada nada mejor que disfrutar de una de las tradiciones locales más arraigadas: el aperitivo. En Bolonia el aperitivo se toma un rato antes de la cena (de hecho casi siempre la sustituye), y su principal peculiaridad es que sólo se paga por lo se bebe. La comida corre a cuenta de la casa.

A eso de las siete de la tarde, la mayoría de bares de la ciudad colocan unas mesas donde sirven todo tipo de platos, más o menos elaborados: pizzas, carnes, ensaladas, pasta, fiambres... Sólo tenemos que pedir la bebida y llenar el plato con lo que más nos apetezca, sin límite. Esta es una opción muy utilizada por los jóvenes (no olvidemos que Bolonia es una ciudad universitaria) para cenar bien y por poco dinero. Si queremos rizar el rizo podemos tomar un spritz (cocktail elaborado a base de Campari, soda y vino blanco), la bebida estrella en cualquier aperitivo que se precie.

Uno de los bares más populares para tomar el aperitivo es el Café Zamboni (Via Zamboni, 6), con su mítico queso parmesano de tamaño XXL.

Si quieres hacerte una idea de lo que podrías ver en un día en tu periplo boloñés, échale un vistazo a este video que ha elaborado Bologna Welcome, la oficina de turismo de Bolonia.

Artículos que también podrían interesarte

- Guía de Bolonia | Información útil para planificar tu viaje

- ¿Quieres comer bien (y barato) en Bolonia? Echa un vistazo aquí

- Las Dos Torres de Bolonia | https://www.bolonia.es/las-dos-torres.html

¿Buscas hotel barato en Bolonia? MIRA AQUÍ